domingo, 14 de febrero de 2010

*Consumo inconsciente

Una gran parte de los seres humanos, pasamos por la vida sin saber lo que queremos y creyéndonos que si lo sabemos.

Vivimos con una conciencia dormida, en busca todo el día de seguridad y sensaciones agradables, como son el prestigio, el dinero, el poder o la posición social.

Toda esa falsa publicidad que nos vende felicidades pasajeras, en el fondo y en la forma, genera una lucha interior por la confusión que produce y a la larga, es la raíz de un sin fin de estados interiores negativos. Todo esto, pide ser revisado.

Honestamente, creo que estas cosas por si mismas, no son las que nos crean esa insatisfacción. Es el deseo o la adicción interior compulsiva. En la medida que se ejercite una conciencia desapegada, vamos viendo que siempre hemos tenido lo suficiente para ser felices.

Poder observar la mente, nos coloca ya fuera de ella. Y ese espacio, desde el que se constatan los deseos de la mente, nos abre las puertas a una consciencia superior y amorosa.

3 comentarios:

Olga i Carles dijo...

Buscar la seguridad...
Tarde o temprano ese camino conduce a la muerte.
Debemos rejuvenecer en espíritu y saber bailar la danza del arcoriris en la oscuriodad para llegar a ver la luz.

Gracias.

Olga i Carles dijo...

Estamos dormidos.
La flsedad penettra el corazón anhelante,
para darnos cuenta
al final de cdentaneres
de lo realmente vicvido.
Estamos al final del camino.
obligados a dar
la vuelta a casa.

Marieta dijo...

Realmente se vive mucho mejor con poco que con mucho. Siempre que lo esencial lo tengamos al alcance. Pero es cierto que al estar tan dormidos, no sepamos lo que realmente es necesario de verdad.
Debemos empezar a prescindir de los demas en el sentido de lo que puedan pensar de nosotros. Porque casi siempre deseamos "tener" para que los demas piensen lo estupendos que estamos, lo guapos que vamos, la maravillosa decoracion de nuestra casa, el potente coche que lucimos donde nos sentimos "importantes" Todo esto SOBRA, porque nada de esto es cierto, llegar a la conclusion de que la mayor parte de las cosas que poseemos son innecesarias, es crecer un poquito. En cada vida que vivimos nos vamos desprendiendo de algo, asi hasta llegar a ser SOLO NOSOTROS, sin "adornos". Luz, Energía, AMOR.
Un Abrazo de Amor.
Maria.